Uso de aditivos en la inseminación artificial ( I.A.)

Uso de aditivos en la inseminación artificial ( I.A.)Uso de aditivos en la inseminación artificial ( I.A.)

Cada día se buscan alternativas nuevas para conseguir una máxima producción de lechones, para esto intervienen factores como lo serian una adecuada alimentación, una mejora genética, un buen “manejo” en general y adicionalmente una mejora en las cuestiones reproductivas. Con el uso de la inseminación artificial se abrieron diversas alternativas, así podemos hablar de distintos tipos de inseminación dependiendo del lugar en donde depositemos el semen, puede ser la tradicional y la post-cervical ( de estas dos ya hablamos ) mas ahora la inclusión de “aditivos” resulta una alternativa interesante para incrementar la fertilidad y la prolificidad.

Sabemos que para la elaboración de las dosis se recogen las fracciones espermáticas (mayor cantidad de espermatozoides) que van de los 70 a los 150 cm3 dependiendo de la raza, de la alimentación, de la genética, de la edad, del peso, del medio ambiente, etc.

Los diluyentes son los que nos van a permitir la elaboración de diversa cantidad de dosis proporcionándonos el medio necesario para que los espermatozoides sean viables durante cierto periodo de tiempo.

Buscando aumentar la tasa de fertilidad y de nacimientos se ha experimentado mediante la adición de ciertos elementos.

En el caso de la adición de estrógenos y de oxitocina se observo que se reduce el tiempo de absorción del semen, aunque desgraciadamente el tamaño de la camada (por ejemplo) no cambia significativamente.

Otros experimentos han empleado la adición de 5 u.i. de oxitocina al semen y se ha visto que esto mejora la tasa de partos y el tamaño de la camada (curiosamente esto ocurre en multíparas y no necesariamente en primerizas).

Se ha experimentado también con el uso de plasma seminal sintético (a razón de 30 cm3) antes de realizar la inseminación y esto ha resultado también en un incremento en la tasa de partos y en la camada.

También se ha experimentado con el uso de prostaglandinas y se ha visto que esto induce un aumento en las contracciones uterinas, incrementando, el transporte de los espermatozoides  y algo mucho mas importante es el hecho de que las prostaglandinas tendrían una influencia sobre los folículos ováricos induciendo la ovulación y una sincronización de ella.

Así que, la adición de prostaglandina F2 alfa en las dosis seminales encontramos un incremento en la tasa de fertilidad y en una mayor prolificidad, del mismo modo, se ha empleado el uso de análogos sintéticos como lo es el cloprostenol y se ha visto que el resultado provoca un efecto similar.

Interesante es señalar que con la inclusión de prostaglandinas a las dosis seminales se reduce la duración del celo y por lo tanto el numero de inseminación realizadas, por lo que, aunque es un mayor gasto al añadir estos ” aditivos ” al reducir el numero de aplicaciones se genera un retorno económico.

Por lo que la inclusión de prostaglandinas ya sea la F2 alfa o su contraparte sintética se va a traducir en un incremento en el porcentaje de fertilidad y tasa de partos, incrementándonos el numero de nacidos totales, debido a que se provoca una mayor ovulación y sincronización que al coincidir con la presencia de espermatozoides origina una fecundación mayor.

Se puede concluir que el uso de prostaglandinas como un “aditivo” puede resultar en una mejora en los índices reproductivos y productivos, sin descuidar lógicamente un “manejo” adecuado como señalaba al principio.

Esta es una alternativa mas para intentar incrementar la productividad.

Se el primero en comentar. en "Uso de aditivos en la inseminación artificial ( I.A.)"

Escríbenos un comentarios

Tu dirección de correo no será publicada.


*