Colibacilosis en lechones (1 a 7 días de nacidos)

Colibacilosis en lechones (1 a 7 días de nacidos)Colibacilosis en lechones (1 a 7 días de nacidos)

El agente causante de la Colibacilosis en lechones es la bacteria E. Coli, esta bacteria es una habitante del intestino y normalmente no causa problemas, esta en equilibrio.

Las principales enfermedades que nos puede ocasionar serian:

  • Diarrea de los recién nacidos (neonatal).
  • Diarrea al destete.
  • Enfermedad de los “Edemas”.
  • Infecciones urinarias.

Los primeros tres tipos generalmente aparecen en el momento que la bacteria “entra” al intestino y se multiplica junto con la producción de toxinas. Es decir, se pierde el equilibrio, como señalamos existe como una “flora” normal en el organismo (intestino).

En el caso de la diarrea en los recién nacidos, es una de las enfermedades mas importantes, nos causa un alto nivel de morbilidad (enfermos) y también puede causarnos altos niveles de mortalidad. Generalmente los lechones nacen sanos y repentinamente aparece la enfermedad, en los casos mas graves los lechoncitos pueden morir repentinamente sin haber presentado ningún signo evidente de la enfermedad, en la mayoría de los casos se presentan diarrea que generalmente puede tener un color amarillo pálido, aguada y muy abundante.

Existen casos en que la muerte se puede presentar incluso cuando los lechoncitos están mamando (es decir no hay signos evidentes de la enfermedad).

En esencia la enfermedad se presenta debido a la toxina producida por la bacteria que se va a fijar al intestino del lechoncito y va a provocar la perdida de líquidos (por eso es la presencia de la diarrea).

Como de costumbre el “manejo” juega un papel muy importante en la presentación de esta enfermedad, refiriéndonos principalmente a una falta de higiene y a un nivel alto de humedad.

Las cerdas primerizas son las mas afectadas en la presentación de la enfermedad, así como cerdas estresadas. Recordando que el estrés siempre nos va a ocasionar una baja en el sistema inmunitario (que se encarga de la protección).

La limpieza en las áreas de maternidad son importantísimas, recordando que para los lechoncitos sus únicas defensas las adquieren por medio del calostro (anticuerpos) y en el caso de que primero tengan el contacto con la bacteria que con los anticuerpos la enfermedad tiene todas las posibilidades de desarrollarse, así mismo las cerdas portadoras asintomáticas (es decir que no manifiestan ningún síntoma de la enfermedad) van a estar eliminando a la bacteria en el excremento en cantidades “gigantescas” estando los lechoncitos susceptibles para ingerirlas en el proceso del amamantamiento (principalmente).

El tratamiento se realiza mediante antibióticos, verificando contra cual de ellos es sensible la bacteria, así también mediante la toma de electrolitos por medio de una jeringa varias veces al día para prevenir los problemas de deshidratación.

Como de costumbre, señalare que siempre resulta mucho mas fácil y mas barato la prevención que el tratamiento curativo, debido a que el costo será mayor en este ultimo, sin la seguridad de la recuperación de todos los lechoncitos y también señalando que esa perdida de peso y condición en los primeros días de nacidos nos va a ocasionar un tiempo mayor de salida al mercado, un mayor consumo de alimento y  una peor conversión alimenticia , junto con la posibilidad de que existan complicaciones con otras bacterias o virus causando otro tipo de padecimientos en el futuro.

Así pues, resumiendo se presenta principalmente en primerizas, juega un papel fundamental para prevenirlo un buen “manejo” y unas buenas medidas sanitarias de limpieza y desinfección en las jaulas de maternidad o en el área que se ocupe para este fin.

Importante es realizar los cambios de “camas” para los lechoncitos, vigilar la temperatura adecuada para ellos y sobre todo que ingieran el calostro a la brevedad, sabemos que conforme pasa el tiempo el intestino se va “cerrando ” evitando que puedan pasar los anticuerpos pero las bacterias y las toxinas producidas por ellas si estarán en posibilidad de atravesarlo.

Lógicamente en el caso de que se presente la enfermedad los lechones no deben de moverse por ningún motivo hacia otros lugares o cerdas “nodrizas” insistiendo sobre todo en mantener una limpieza constante tanto en la jaula como en los pezones de la cerda (esa será una de las vías de entrada).

Con respecto a la vacunación en primerizas se puede sugerir que se haga dos veces con intervalos de 2 a 4 semanas. Siendo la primera dosis unas 8 semanas antes del parto, en otros casos lo sugieren la primera dosis a los 40 días antes del parto y la segunda 15 días después.

En cerdas que ya han sido vacunadas se puede realizar una vez próximo al parto o mas fácilmente hacerlos 2 veces al año cada 6 meses.

Para definir el momento mas adecuado se recomienda la asesoría del medico veterinario.

Se el primero en comentar. en "Colibacilosis en lechones (1 a 7 días de nacidos)"

Escríbenos un comentarios

Tu dirección de correo no será publicada.


*